No lo llames colaboración, llámalo favor

Hoy os quiero contar una historia verídica de esas que me hacen gracia y es que el mundo de internet está lleno de gorrones.

Hace tiempo, mucho tiempo que tengo un email marcado como no leído con el asunto: “Marta, quería plantearte una colaboración“.  Yo no suelo hacer muchas colaboraciones, teniendo en cuenta cómo de parado tengo el blog es lo más normal del mundo. Además, a no ser que me interese el tema, creo que es una tontería hacer una colaboración, pero siempre que llega una oportunidad me la leo con mucho cariño y eso hice ese día…

Tengo que decir que es uno de los emails más cortos que me han enviado jamás, de hecho podemos resumirlo así:

Hola Marta soy X. Quiero plantearte una colaboración.
La empresa donde trabajo (no me dice cuál es) ha hecho una encuesta a extranjeros sobre lo mejor y lo peor de Barcelona. Estos son los resultados.
Si te gusta el contenido, por favor compártelo o ponlo en alguno de tus artículos.
Seguramente a tus lectores pueda interesarles (¿seguro que crees que les puede interesar?)
Me gustaría recibir una respuesta

Y sí, ese es todo el email.

Mi primera pregunta fue ¿dónde está la colaboración? Igual es que yo estoy confundida, pero para mi una colaboración es una relación win-win y los 2 tenemos que ganar algo.

5

Segunda pregunta: en serio, ¿una encuesta a extranjeros sobre Barcelona es el contenido que crees que puede interesar a mis lectores? Escribo sobre temas online y de comunicación… Sí, soy de Barcelona pero mis lectores no tienen porqué haber puesto un pie jamás en la ciudad.

Tercera pregunta: cómo puede alguien no decir para quién trabaja. Además, el email estaba enviado desde un Gmail, cosa que me imposibilitaba saber para quién era el texto…

Así que, lo siento… pero no. No voy a compartir los resultados de una encuesta que no se acerca ni por casualidad a contenidos que les pueda interesar a mis lectores. Me indigna que lo consideres una colabración.

Dicho esto, si alguien necesita mi ayuda para lo que sea, soy la persona más agradable del mundo y si puedo, la ayudaré. ¿Quieres que haga un texto sobre ti y te ponga un enlace de tu web? Pídemelo y si encaja tu web con mis contenidos, ¿por qué no hacerlo? Pero no lo llames colaboración, llámalo favor.

Pinterest: un aliado para conseguir visitas

Últimamente estoy muy desencantada con el blog y, por lo tanto, no me compensa pasar horas buscando temas sobre los que escribir, documentarme, redactar, revisar SEO, keywords… y, por lo tanto, no lo he estado haciendo. Así de simple es el porqué hace tiempo que actualizo de uvas a peras y simplemente cuándo me apetece.

No suelo irlo pregonando, pero a parte de esta web tengo alguna otra y en una de ellas hace ya tiempo que descubrí una manera de captar tráfico de calidad para mi otra web y es Pinterest. Sí, esa red social de fotos y poco más fue una de mis mayores fuentes de tráfico sin demasiado esfuerzo.

Pinterest y visitas útiles

Primero de todo, hay que tener claro que Pinterest es una red social con un público mayoritariamente femenino, por lo que las temáticas que hay allí son femeninas. Ese fue uno de los motivos por el que me fue tan bien como fuente de tráfico: mi web es sobre maquillaje y otros productos de cuidado facial y corporal.

En esta web no suelo hacer yo las fotos porque son de temas bastante intangibles y me es demasiado costoso realizar una fotografía o una ilustración. Suelo buscar imágenes que permitan compartirlas o materiales que me dan de proyectos. Pero, para Pinterest es importante crear tus propias imágenes (aunque Pinterest este lleno de contenido copiado y duplicado).

4

Óbviamente, cuánto más bonita y cuidada sea la fotografía más posibilidades de que se comparta y esa es la gallina de los huevos de oro de Pinterest. La comunidad repinea (comparte) las fotografías con mucha facilidad y si tu fotografía lleva un enlace a tu blog… tráfico a él.

Una vez en tu blog/web convénceles que tienes contenido atractivo y esa visita esporádica se convertirá en recurrente.

Desventajas de Pinterest

Para mi, la más importante, es que una gran parte del tráfico es de norteamerica y por lo tanto mis posts en castellano no les importan nada de nada. Eso causa rebotes.

Otra cosa muy importante a saber de Pinterest o cualquier otra red social casi. El contenido que subas se lo estás regalando a la red social para que hagan lo que quieran con él sin decirte nada y sin tener que justificarse. ¿Que quieren monetizarlo? Pueden. Y tu no tendrás derecho a ni un céntimo. Y sí, lo pone en las condiciones de uso que nadie lee.

¿Cómo “evitar” que quieran usar tus imágenes? Nunca, subas las fotos en alta calidad a tu web. Con esto conseguirás varias cosas: cuándo las compartas en otra red social, tampoco será en alta calidad y para vender una imagen es importante que la calidad de la misma sea alta. Y tu web pesará menos por lo que cargará más rápido.

¿Usas Pinterest como parte de tu estrategia para atraer visitas a tu web/blog?

Divide y vencerás. Segmentación de base de datos

Dentro del mundo del e-mail marketing hay una piedra angular para mantener una base sana y una tasa de apertura buena. ¿Cuál es esta piedra angular? La segmentación.

Divide y vencerás es un lema muy antiguo, pero que sigue estando de lo más vigente cuando hablamos de e-mail marketing. Como todo en el mundo del marketing tiene que tener una estrategia detrás para que sirva de algo. Así que hoy os comentaré algunos de los criterios que podéis usar para segmentar vuestra base de datos.

Cuando segmentamos, atacamos solo a una parte de toda nuestra base. Óbviamente, segmentar tiene más sentido cuando tu base de datos es grande y quieres optimizar tus envíos. Si acabas de empezar con tu lista de suscriptores aún no habrás sentido la necesidad de segmentar tu base, aunque es sano hacerlo a menudo y no enviar a todo el mundo todos tus e-mails.

Tipos de segmentación

Comportamiento: La pregunta más importante para decidir si enviar o no una newsletter a alguien es… ¿abren mis e-mails? Si una persona no ha abierto tus newsletters durante 90 días es poco probable que la vuelvan a abrir. Ya se que no es esperanzador, pero es realista. Eso no significa no enviarles nunca jamás una newsletter es elegir muy bien cuáles enviarles. Las de asuntos más atractivos, las mejores ofertas… las que puedan tentarles a abrir la newsletter y pasar a la parte activa de tu base de datos.

Perfil: Esto tiene sentido si tus envíos de newsletter varían según sexo por ejemplo o según edad… ¿a quién puede interesarle? Pues, a una tienda de ropa le sería básico y aunque parezca incomprensible no todas lo hacen. Para qué voy a enviarle a los hombres de mi base de datos una newsletter dedicada a las faldas más chic de la temporada. Sí, es posible que alguno de ellos use falda, pero… ¿cuántos creéis que serán?

Ya sabéis, porque os he hablado de ellos más de una vez, que Mailrelay tiene un blog en el que nos dan claves para mejorar nuestros envíos y que me parece súper interesante. Allí podréis encontrar más claves de segmentación para que nuestros resultados de newsletter se disparen.

Esta es la parte uno de la segmentación, si os interesa iremos entrando en más detalle sobre cómo ir segmentando más y más nuestra base y cómo encontrar nuestro core target.

La importancia de las Newsletters responsive

Hacía días que no pasaba por aquí y por mi trabajo me parece imperdonable y, además, no tengo excusas… Ay, qué mal que empiezo este post y esto que es de un tema importante: las newsletter responsive.

¿Response.. qué? Responsive

Asumo que la palabra responsive la dominamos ya, pero para los rezagados o los que acaban de aterrizar en el mundo digital, responsive son todos los elementos digitales que se adaptan a cualquier tamaño de pantalla. No me refiero a webs que se trabajan por duplicado y que al abrirlas con un dispositivo móvil se redirige a la versión móvil.

Este es uno de los países con más dispositivos por persona, y escribo este post teniendo 3 pantallas activas al tiempo, y una misma newsletter puede ser abierta desde un ordenador, una tablet o un móvil. Así que es de vital importancia que se vea bien en cualquiera de ellos.

No sé cuántas newsletter he abierto desde el móvil y he visto un montón de botones reducido a píxels y he pensado: ¿cómo esperan que pueda clicar dónde quiero clicar así? El problema, más allá que estéticamente queda mal, es que yo al abrir esta newsletter de botones rídiculos puedo tener varias reacciones:

  • Intento clicar donde quiero y voy… donde sea: pero soy una visita a la web, tal vez sea un rebote por no llegar dónde quería llegar
  • Cierro la newsletter pensando en abrirla en un ordenador… y me olvido. Una visita perdida.
  • Cierro la newsletter pensando en abrirla en un ordenador… y me acuerdo. Una visita que acaba en la página que quería ver.
  • Amplio la newsletter como buenamente puedo, no todas las apps de e-mailing permiten ampliar, y clico donde quiero. Una visita.
  • Me niego a intentar hacer algo en una newsletter que no ha pensado en mi y la borro.

Confieso que yo, cruelmente, tengo la última reacción. Si ellos no piensan en mi cuando quieren que yo haga una acción, ¿qué pasaría si en el algún momento tuviera un problema con ellos?

Ya sabéis que yo trabajo en el e-mail marketing (entre otras tareas) de una multinacional y siempre que hablamos a nivel internacional sobre los e-mails creo que nosotros somos el equipo más insistente con la importancia del móvil. Una cosa recurrente que nos pasa es que nos llegue una newsletter de otra filial interesante a nivel creativo y quieren replicarla mi primera pregunta es ¿es responsive?

Hoy solo quería conscienciaros de la importantacia de las newsletters responsives. Si consigo que antes de hacer una penséis si en un móvil se vería bien, me siento feliz.

Pierde el miedo [Historia de terror cotidiana]

Hoy os quier hablar de uno de los miedos más frecuentes cuando empezamos con el e-mail marketing. El miedo al unsubscribe (o a que se den de baja).

Sí, todos queremos que nuestras listas de suscriptores crezcan y crezcan sin parar y para ello hay muchas técnicas válidas y otras que no tanto (ya os hablaré de eso otro día), pero lo que no podemos hacer es secuestrar a nuestro lectores con malas prácticas para evitar que se den de baja.

Hubo bastante pánico entre los que trabajamos en e-mail marketing cuándo Gmail decidió crear el sistema de 3 bandejas de entrada y vimos que iríamos directos a promociones y que nadie nos abriría… era un apocalipsis que al final se quedó en nada.

Tengo que afirmarlo y rotundamente: tenemos que dejar ir a nuestros suscriptores. Ya sé que suena apocalíptico, pero es como una relación romántica, si se rompe el amor… ¿para que vamos a continuar? Tenemos que ver a nuestros suscriptores como nuestros amantes, tenemos que cuidar el amor para que quieran quedarse, pero si un día deciden dejarnos, tenemos que dejarles marchar.

Es simple, si no hay amor… ¿qué intentamos conseguir reteniéndoles?

roto

Gmail lo tiene claro, al lado de cada e-mail promocioanl que recibimos hay un botoncito que nos pregunta claramente si queremos darnos de baja. Sí, aunque quieras ponérselo difícil a tus suscriptores, Gmail les facilita el trabajo. Y eso, debería alegrarte.

Pónte en situación. Cada día recibes un e-mail de una marca que antes te encantaba y ahora ya no, cada día intentas darte de baja y no encuentras cómo, cada día te enfadas más con la marca hasta que al final.. un día, cansado ya de recibir e-mails de una marca que aborreces, decides darle al botón “marcar como spam”.

¿A qué ahora el unsubscribe ya no da tanto miedo? Porque sí, si sigues reteniéndoles cuando ellos intentan irse un día se cansarán y le darán a “marcar como spam”. ¿Y sabes qué pasará cuándo muchos se cansen y te marquen como spam? Sí, irás directo a la bandeja de spam y salir de allí… no es sencillo.

¿Quieres evitar que se vayan? Descubre qué les hace irse [artículo en inglés]

¿Convencido ya de no retener a tus suscritores si ellos quieren irse?

email-unsubscribe