objetivos_vitales_diana

Divide y vencerás. Segmentación de base de datos

Dentro del mundo del e-mail marketing hay una piedra angular para mantener una base sana y una tasa de apertura buena. ¿Cuál es esta piedra angular? La segmentación.

Divide y vencerás es un lema muy antiguo, pero que sigue estando de lo más vigente cuando hablamos de e-mail marketing. Como todo en el mundo del marketing tiene que tener una estrategia detrás para que sirva de algo. Así que hoy os comentaré algunos de los criterios que podéis usar para segmentar vuestra base de datos.

Cuando segmentamos, atacamos solo a una parte de toda nuestra base. Óbviamente, segmentar tiene más sentido cuando tu base de datos es grande y quieres optimizar tus envíos. Si acabas de empezar con tu lista de suscriptores aún no habrás sentido la necesidad de segmentar tu base, aunque es sano hacerlo a menudo y no enviar a todo el mundo todos tus e-mails.

Tipos de segmentación

Comportamiento: La pregunta más importante para decidir si enviar o no una newsletter a alguien es… ¿abren mis e-mails? Si una persona no ha abierto tus newsletters durante 90 días es poco probable que la vuelvan a abrir. Ya se que no es esperanzador, pero es realista. Eso no significa no enviarles nunca jamás una newsletter es elegir muy bien cuáles enviarles. Las de asuntos más atractivos, las mejores ofertas… las que puedan tentarles a abrir la newsletter y pasar a la parte activa de tu base de datos.

Perfil: Esto tiene sentido si tus envíos de newsletter varían según sexo por ejemplo o según edad… ¿a quién puede interesarle? Pues, a una tienda de ropa le sería básico y aunque parezca incomprensible no todas lo hacen. Para qué voy a enviarle a los hombres de mi base de datos una newsletter dedicada a las faldas más chic de la temporada. Sí, es posible que alguno de ellos use falda, pero… ¿cuántos creéis que serán?

Ya sabéis, porque os he hablado de ellos más de una vez, que Mailrelay tiene un blog en el que nos dan claves para mejorar nuestros envíos y que me parece súper interesante. Allí podréis encontrar más claves de segmentación para que nuestros resultados de newsletter se disparen.

Esta es la parte uno de la segmentación, si os interesa iremos entrando en más detalle sobre cómo ir segmentando más y más nuestra base y cómo encontrar nuestro core target.

embrace-responsive-web-design

La importancia de las Newsletters responsive

Hacía días que no pasaba por aquí y por mi trabajo me parece imperdonable y, además, no tengo excusas… Ay, qué mal que empiezo este post y esto que es de un tema importante: las newsletter responsive.

¿Response.. qué? Responsive

Asumo que la palabra responsive la dominamos ya, pero para los rezagados o los que acaban de aterrizar en el mundo digital, responsive son todos los elementos digitales que se adaptan a cualquier tamaño de pantalla. No me refiero a webs que se trabajan por duplicado y que al abrirlas con un dispositivo móvil se redirige a la versión móvil.

Este es uno de los países con más dispositivos por persona, y escribo este post teniendo 3 pantallas activas al tiempo, y una misma newsletter puede ser abierta desde un ordenador, una tablet o un móvil. Así que es de vital importancia que se vea bien en cualquiera de ellos.

No sé cuántas newsletter he abierto desde el móvil y he visto un montón de botones reducido a píxels y he pensado: ¿cómo esperan que pueda clicar dónde quiero clicar así? El problema, más allá que estéticamente queda mal, es que yo al abrir esta newsletter de botones rídiculos puedo tener varias reacciones:

  • Intento clicar donde quiero y voy… donde sea: pero soy una visita a la web, tal vez sea un rebote por no llegar dónde quería llegar
  • Cierro la newsletter pensando en abrirla en un ordenador… y me olvido. Una visita perdida.
  • Cierro la newsletter pensando en abrirla en un ordenador… y me acuerdo. Una visita que acaba en la página que quería ver.
  • Amplio la newsletter como buenamente puedo, no todas las apps de e-mailing permiten ampliar, y clico donde quiero. Una visita.
  • Me niego a intentar hacer algo en una newsletter que no ha pensado en mi y la borro.

Confieso que yo, cruelmente, tengo la última reacción. Si ellos no piensan en mi cuando quieren que yo haga una acción, ¿qué pasaría si en el algún momento tuviera un problema con ellos?

Ya sabéis que yo trabajo en el e-mail marketing (entre otras tareas) de una multinacional y siempre que hablamos a nivel internacional sobre los e-mails creo que nosotros somos el equipo más insistente con la importancia del móvil. Una cosa recurrente que nos pasa es que nos llegue una newsletter de otra filial interesante a nivel creativo y quieren replicarla mi primera pregunta es ¿es responsive?

Hoy solo quería conscienciaros de la importantacia de las newsletters responsives. Si consigo que antes de hacer una penséis si en un móvil se vería bien, me siento feliz.

email-unsubscribe

Pierde el miedo [Historia de terror cotidiana]

Hoy os quier hablar de uno de los miedos más frecuentes cuando empezamos con el e-mail marketing. El miedo al unsubscribe (o a que se den de baja).

Sí, todos queremos que nuestras listas de suscriptores crezcan y crezcan sin parar y para ello hay muchas técnicas válidas y otras que no tanto (ya os hablaré de eso otro día), pero lo que no podemos hacer es secuestrar a nuestro lectores con malas prácticas para evitar que se den de baja.

Hubo bastante pánico entre los que trabajamos en e-mail marketing cuándo Gmail decidió crear el sistema de 3 bandejas de entrada y vimos que iríamos directos a promociones y que nadie nos abriría… era un apocalipsis que al final se quedó en nada.

Tengo que afirmarlo y rotundamente: tenemos que dejar ir a nuestros suscriptores. Ya sé que suena apocalíptico, pero es como una relación romántica, si se rompe el amor… ¿para que vamos a continuar? Tenemos que ver a nuestros suscriptores como nuestros amantes, tenemos que cuidar el amor para que quieran quedarse, pero si un día deciden dejarnos, tenemos que dejarles marchar.

Es simple, si no hay amor… ¿qué intentamos conseguir reteniéndoles?

roto

Gmail lo tiene claro, al lado de cada e-mail promocioanl que recibimos hay un botoncito que nos pregunta claramente si queremos darnos de baja. Sí, aunque quieras ponérselo difícil a tus suscriptores, Gmail les facilita el trabajo. Y eso, debería alegrarte.

Pónte en situación. Cada día recibes un e-mail de una marca que antes te encantaba y ahora ya no, cada día intentas darte de baja y no encuentras cómo, cada día te enfadas más con la marca hasta que al final.. un día, cansado ya de recibir e-mails de una marca que aborreces, decides darle al botón “marcar como spam”.

¿A qué ahora el unsubscribe ya no da tanto miedo? Porque sí, si sigues reteniéndoles cuando ellos intentan irse un día se cansarán y le darán a “marcar como spam”. ¿Y sabes qué pasará cuándo muchos se cansen y te marquen como spam? Sí, irás directo a la bandeja de spam y salir de allí… no es sencillo.

¿Quieres evitar que se vayan? Descubre qué les hace irse [artículo en inglés]

¿Convencido ya de no retener a tus suscritores si ellos quieren irse?

email-unsubscribe

Tic-tac… se acaba el tiempo para cumplir la normativa


Hace ya días que os hablé del Safe Harbour y de lo que implicaba para los que enviamos e-mail, sobretodo si trabajamos con Mailchimp u otro proveidor de envíos de e-mail cuya sede este al otro lado del charco (véase USA).

Vuelvo a la carga con este tema porque a finales de este mes acaba ele plazo para que la Unión Europea y Estados Unidos se pongan de acuerdo acerca del Safe Harbour y si no lo hacen, pueden empezar a llovernos las multas si tenemos datos en servidores americanos ya que no cumpliremos la normativa.

Safe-Harbor-seguridad-mailchimp

En mi post anterior ya os mencioné alguna alternativa para dejar Mailchimp como, por ejemplo, Mailrelay que tiene la gran ventaja que ha sabido ver la necesidad de muchos para migrar de Mailchimp y ha puesto en marcha una oferta para los próximos 6 meses.

Y si no habéis empezado aún con el e-mail marketing, os recomiendo que paséis por el blog de Mailrelay donde tienen varios manuales sobre e-mailing que os pueden ser súper prácticos para empezar.

Yo confieso que aún sigo en Mailchimp y estoy preparando la migración. La estoy retrasando porque he encontrado un plugin que me está gustando bastante para captación de e-mails en mis blogs y tiene una genial compenetración con Mailchimp, pero como no tengo ningunas ganas de ganarme una multa… cambiaré en breves.

Mientras acabo de decirme a migrar, he ido mirando la plataforma de Mailrelay y la verdad es que la veo súper fácil de usar. Y dispone de una variedad de plantillas mucho más superior a la de Mailchimp, me sabe mal por todo el tiempo que he invertido en mis e-mailings y creo que podría haber ahorrado tiempo.

Sé que desde hace un tiempo han hecho un gran esfuerzo para mejorar sus servicios y luchar contra Mailchimp y la verdad, si ya creía que hacían una gran tarea, ahora con todos los problemas derivados de Safe Harbour tienen una gran oportunidad de negocio y se han puesto las pilas. Se ha rediseñado la interíficie de usuario para hacerla más fácil de usar y se han currado nuevos manuales y vídeos para facilitar el cambio de plataforma de e-mailing y minimizar los problemas que pueda tener el usuario.

Elegir una plataforma de emailing no es lo más sencillo, depositas una gran confianza en tu plataforma elegida para cuidar tu lista de suscritores y además compartirás IP con los que confíen también en ellos.

No me canso de repetir la importancia de cumplir las leyes, aunque soy la primera que no cumple alguna, la verdad es que considero que la legalidad online en España es demasiado confusa y no creo que esté planteada para los bloggers, sino para empresas con un capital importante y la capacidad de hacer una fuerte inversión sin retorno. Sinceramente, creo que este país está realmente atrasado en lo referente a los blogs (y creo que no multarán si no cumplimos el Safe Harbour, pero dependerá de cómo estén las arcas públicas).

Pero si os parece este tema lo hablaremos otro día. ¿Queréis un post sobre obligaciones legales de cualquier blogger y cómo se incrementan a medida que tu quieres crecer?

img_4764.jpeg

Cuando el cliente no importa: Ryanair

Revisando el blog, he visto que principios de año parece que es el momento de hacer mi post ” Cuando el cliente no importa”. De momento hemos hablado de telefonía, mensajería y este año tocan aerolíneas.

Os explico brevemente, el 28 de diciembre me fui de viaje a Londres por unos días. Como podéis imaginar el viaje a Londres lo hice en avión y, como facturaba una maleta, llegué con (demasiada) antelación. Pensamos con mi pareja, con quien viajaba, en desayunar (pagándolo a precio de oro) y que pasara el tiempo. Yo quería aprovechar para escribir unos posts de mi otro blog y así pasarían las 2 horas que teníamos de espera.

Como soy fumadora (y sí, sé que es malísimo para la salud) queríamos ir al jardincito que hay dentro del aeropuerto de El Prat, pero oh sorpresa, en la terminal desde la que volábamos no había área de fumadores (y me esperaban unas cuantas horas allí). Primer punto negativo para el aeropuerto: cuando se podía fumar en todos lados, normal que no hubiera un área especial, pero ahora que somos unos repudiados y en un lugar como un aeropuerto que sabes que vas a pasar rato ¿cómo no habilitan un espacio de fumadores?

Como volábamos con Ryanair y no quería tener problemas con la maleta que no facturaba, cogimos el embarque preferente, así que cuando empezó a formarse la cola de rigor de media hora antes de embarcar ni nos movimos. Pasados unos 15 minutos, empezó a formarse una segunda cola (después descubrimos que eran los de embarque preferente)… se acercaba la hora de abrir las puerta de embarque, pero los vuelos que había en otras puertas cercanas y de Ryanair llevaban como una hora de retraso (y eso que eran vuelos con salida sobre las 10.00) así que no se vaticinaba nada bueno…

  
Llegó un momento que la cola de embarque preferente tenía unas 20 personas y faltaban unos 5 minutos para abrir el embarque, así que empezamos a hacer cola también nosotros (si parece ser que cuando se empieza a hacer una cola se produce un efecto mimético en todo el mundo y todos acabamos haciendo cola). Así que mientras hacíamos todos cola e ibamos aguantando a un par de personas que intentaban vendernos billetes para ir del aeropuerto al centro de Londres, vimos como llegaba un avión, pero no se enganchaba al finger, como se abrían las puertas de embarque y se volvían a cerrar… como volvían a pasar vendiéndonos los billetes, como se enganchaba el avión al finger, como abrían las puertas y las volvían a cerrar… y sobretodo como nadie de Ryanair nos decía nada.

Hace tiempo que intento dejar de esperar que las cosas sean como deberían porque me ahorro berrinches que solo me afectan a mi y no importan a las compañías, pero ¿es pedir tanto que informen de los retrasos?

Al final embarcamos casi una hora tarde y nadie dijo nada en ningún momento. Pensándolo fríamente, que te informen tampoco soluciona el problema, pero cuando no dicen nada me siento como si las compañías supieran perfectamente que los usuarios no tenemos poder y que un retraso de una hora no es importante.

Me siento como si Ryanair hubiera dicho “que pierdas una hora de tu vida no es importante para nosotros”.

No, no lo han dicho, pero tampoco se han disculpado por esa hora que perdí en un aeropuerto sin saber nada y dónde me enteré que como viajero solo tienes derecho a compensación si el retraso es mayor a… ¡3 horas! Hasta que no son culpables (las compañías áereas en general) de que hayas perdido 3 horas de tu vida no tienes derecho a que te recompensen.