Apple, o un ejemplo de servicio post venta (muy post venta)

© Apple

Las navidades de 2005 (o 2006, no lo recuerdo) me regalaron mi primer producto de Apple: un iPod nano de primera generación. Estuve usándolo hasta que la batería empezo a fallar y lo sustituí por otro iPod nano, de tercera generación, y este también fue sustituido por otro iPod nano, sexta generación.

Hace tiempo, no puedo comprobar exactamente cuánto porqué mi antiguo gestor de correo me ha borrado los e-mails de hace tanto tiempo, recibí un e-mail de Apple que decía que mi iPod de primera generación tal vez procedía de una partida de iPods con batería defectuosa y que me lo sustituirían. Me sorprendió recibir un e-mail así después de tanto tiempo, yo ya iba por el iPod de sexta generación, y la ignoré convencida que mi iPod de primera generación descansaba en paz no sé donde. Pero…

Este año mi padre me «devolvió» mi iPod nano de primera generación diciéndome que el pobre ya sí que había pasado a mejor vida. Entonces decidí buscar el e-mail de Apple sobre la sustitución  y no lo encontré. En la web de Apple, en el apartado de soporte, encontré el «Programa de sustitución de iPod nano (1ª generación)» y pensé no puede ser que tenga tanta suerte que aún exista (igual había pasado más de un año del e-mail de Apple).

© Marta Codorniu

Probé por probar y resultó que ese iPod nano de primera generación sí que estaba entre la partida defectuosa. Y empezó mi primera aventura con el servicio técnico de Apple. En una semana me mandaron a casa un sobre acolchado para que enviase el iPod a través de UPS. Cuando finalmente superé la nostalgia de desprenderme de mi primer cacharro Apple, desde la web de UPS dije donde quería que recogieran el iPod y a los dos días habían venido y se lo habían llevado. En menos de 15 días recibí en mi casa un paquete de Apple con mi nuevo iPod nano de sexta generación. Este viaje ha transformado mi primer iPod negro de 2GB en un iPod plateado de 8GB que funciona perfectamente.

iPod nano primera generación (o el Antes)

iPod nano sexta generación (o el Después)

 

 

 

 

 

 

 

Sinceramente, gracias Apple por tu servicio post venta. Es uno de los detalles que marcan la diferencia entre una marca y una lovemark.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.